Paul Hoffman

Paul Hoffman es autor de las novelas The Wisdom of Crocodiles (2000) y The Golden Age of Censorship (2007). La mano izquierda de Dios (2010) y Las cuatro postrimerías son las dos primeras partes de una serie que en España publica La Esfera de los Libros y que ha cosechado un éxito de críticas y ventas extraordinario en Reino Unido y en otros veinte países más.

Posiblemente el único novelista de su generación que nació a la luz de una lámpara de parafina, Hoffman pasó gran parte de su infancia en campos de aviación en todo el mundo viendo a su padre –un pionero del deporte del paracaidismo– saltando de los aviones. Después de una larga batalla contra el sistema educativo inglés, evitando la escuela siempre que le fue posible, estudió Lengua Inglesa en el New College de Oxford, porque sólo le entrevistó esta universidad. Es el único graduado de la historia de Oxford que ha fracasado en todos los exámenes antes de los dieciocho años. Tras graduarse, pasó por más de veinte trabajos diferentes, incluyendo el de encargado de pizarra en una tienda de apuestas, mensajero de un banco y profesor. También fue censor de películas para adultos en el British Board of Film Classification.

Le costó escribir trece años su primera novela, The Wisdom of Crocodiles, que predijo el colapso del  sistema  financiero,  de  la  que  en  seis  semanas  se  publicaron  tres  ediciones  y  que posteriormente se llevó al cine, en una película protagonizada por Jude Law. Su segunda novela, The Golden Age of Censorship, era una comedia negra basada en su experiencia como censor cinematográfico entre 1984 y 1993, cuando fue despedido por insubordinación, junto con otros nueve colegas. Además, es autor o co‐guionista de tres producciones cinematográficas de poco éxito.

Sobre la base de sus novelas, Paul Hoffman cuenta: «Cuando mi padre fue enviado como soldado al extranjero, me mandaron a un internado católico particularmente brutal (la base de El Santuario en La mano izquierda de Dios).  Toda la teología de los Redentores en la novela se basa en lo que me enseñaron allí.  Y mi experiencia en Oxford fue como la de alguien que acaba de llegar a Harvard tras siete años en una madraza de Pakistán y es el origen de la reacción de Cale cuando llega a Memphis y es incapaz de entender ese mundo».

«En resumen, continúa el autor, toda la novela está basada en mi experiencia real. Sé que esto suena improbable, pero cuando digo que mi vida ha sido como un cuento de hadas raro no exagero. Las novelas se integran en mi opinión de que lo fantástico en la vida sucede todo el tiempo, aunque ocurra de una manera menos exagerada. Esta es, quizá, su piedra angular. La historia puede tener lugar en un mundo alternativo, pero todo en ella está elaborado sobre la experiencia personal o acontecimientos históricos presentados de forma estrictamente realista.
Esto no quiere decir que el “realismo” sea un concepto útil: el colapso del sistema financiero mundial ‐algo que yo predije con detalle en mi novela La sabiduría de los cocodrilos‐ apoya mi opinión de que las dos novelas más realistas de los últimos 150 años son Alicia en el País de las Maravillas y El mago de Oz. El realismo simplemente no tiene lo necesario para describir totalmente la realidad.»